En una intensa jornada de fútbol sala, la categoría alevín vivió un emocionante enfrentamiento que tuvo a los equipos en vilo desde el pitido inicial hasta el último segundo del tiempo reglamentario. El partido se convirtió en una montaña rusa de emociones, donde cada equipo luchó incansablemente por la victoria.

El inicio del encuentro no fue el esperado para nuestro equipo. Concediendo muchas ocasiones, nos encontramos rápidamente en desventaja, con un marcador desfavorable de 3-0 en contra en apenas unos minutos. Ante esta situación, el cuerpo técnico decidió detener el juego con un tiempo muerto, buscando reorganizar las líneas y corregir las desatenciones defensivas.

Tras el breve receso estratégico, se implementó un cambio de sistema que resultó clave para mejorar nuestra capacidad ofensiva. El equipo respondió con determinación y esfuerzo, logrando igualar el marcador a 4 goles en una remontada sorprendente. Oportunidades para ponernos por delante no faltaron, con tiros al palo y paradas del portero rival, quien inicialmente perdonó pero luego sufrió las consecuencias.

Sin embargo, la paridad fue efímera, ya que el rival logró nuevamente tomar la delantera. A pesar de ello, nuestros jugadores continuaron luchando incansablemente, demostrando una gran actitud y entrega en el campo. El marcador final reflejó la intensidad del enfrentamiento, con un empate a seis goles que dejó a ambas aficiones sin aliento.

El partido estuvo marcado por la dureza en la cancha, con balonazos y golpes fortuitos que testificaron la entrega total de los chicos. Cada acción fue luchada con determinación, y el apoyo inquebrantable de las familias desde las gradas fue un motor fundamental para la remontada. En cada parón por tiempo muerto o descanso, los chicos pedían realizar el grito característico del equipo, mostrando la unidad y camaradería que los define como un gran equipo.

Este encuentro, más allá del resultado, dejó claro que en cada desafío, el equipo alevín aprende y crece. La actitud persistente y el espíritu de lucha que demostraron son dignos de destacar, convirtiendo cada partido en una oportunidad para disfrutar, sufrir y, sobre todo, aprender.

Gritemos con ellos: 1, 2, 3… ¡AUPA SUR LATINA!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y para tareas de análisis. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías.   
Privacidad